Cargando...

Introduccion

Vivimos tiempos modernos en los cuales la imagen sigue siendo importante en el afán de alcanzar metas. En este sentido, por ejemplo, la televisión nos muestra, la serie de “transformaciones” de diversos personajes más o menos conocidos. Este simple hecho hace que la cirugía plástica sea un fenómeno que infelizmente excedió los límites más allá del ámbito médico, desde donde NUNCA debió haber salido.

Uno de esos “famosillos” , se hizo más “famosa” por la deformación irreversible de sus labios… frecuentemente mis pacientes me dicen “quiero aumentar el volumen de mis labios, pero no quiero quedar como la fulanita X”. Este es un botón de muestra; son innumerables. En estos casos no solo se trata de un procedimiento mal realizado sino, lo más esencial, quien ejecutó esa intervención fue alguien que NO TIENE el más mínimo sentido de la estética, de la plástica como tal.

Este sentido o característica se desarrolla como lo haría alguien que nace con cualidades de músico que desarrolla y perfecciona su habilidad en un buen conservatorio. En resumen, como decía un colega mexicano, “se las dan de cirujano plástico pero en realidad son cirujanos plasta”…

Algo diferente es un accidente o complicación inherente al acto quirúrgico hecho que no condena al cirujano, siempre y cuando éste haya cumplido con todos los protocolos pertinentes a dicha operación.

En Chile no existe ley de especialidades y esto significa que un cirujano podría ejecutar operaciones para las cuales no fue formado. No hay una sanción legal para estos individuos, solo amonestaciones, éste es el resquicio del que se aprovechan los Piratas de la cirugía plástica. Es un fenómeno universal y lo tenemos en nuestro pais desde hace algunos años. A nivel local Ud. puede encontrar:

Cirujanos generales sin especialidad haciendo intervenciones estéticas, con preparación quirúrgica básica y técnicas quirúrgicas aprendidas en forma irregular. (cursillos, pasantías de observación, etc.). Quizás estos colegas sean los menos riesgosos de los Piratas de cirugía plástica, pero…hay algunos profesionales de otras áreas como la odontología, por ejemplo, que están ejecutando intervenciones en el sillón odontológico!!! , ciertos dermatólogos inyectando silicona-gel en la cara, algunos ginecólogos haciendo liposucción, dermolipectomías abdominales; algunos mastólogos (profesional especializado en patología mamaria) realizando estética mamaria (prótesis y reducciones con fines estéticos). Piense Ud. en estos especialistas de otras áreas de la medicina, qué los mueve a entrometerse en otra especialidad para la que no fueron formados?

Mención aparte merecen aquellas personas que nunca han tenido formación médica y se “dedican” a la estética. Hoy es cotidiano que una persona sea inyectada con toxina boltulínica (botox), ácido hialurónico, y otra serie de productos, algunos no biocompatibles tales como metacrilato, silicona gel, microesferas, etc. por personas no profesionales de la salud. Aquí surgen unos personajes llamados “esteticistas”… Qué es eso? Se sabía de estilistas y maquilladores…pero esteticistas? medicina estética, qué es eso? en cuál universidad se imparte la carrera de medicina estética? Donde se especializan?... En fin si alguien tiene la respuesta seria y documentada, retiro lo escrito.

Me llama la atención que frente al menor error médico llueven las denuncias y las demandas millonarias con publicidad y todo; qué pasa cuando los “esteticistas”les aplican hilos que levantan partes del cuerpo y luego se “caen” y no va más, o cuando “adelgazan” con lipo sin cirugía y luego vuelven los rollitos? o cuando después de varias sesiones de “ondas “ de diverso nombre, le dicen que el problema es que le sobra piel y que vaya a un cirujano? Por qué en estos casos no hay demandas, juicios, publicidad de negligencias?; de esto también se aprovechan estos piratas de la estética.

Identifíquelos por la forma de atención: Ud. va a una consulta, la atiende una persona no cirujano, luego otro técnico X que le toma fotos y evalúa, finalmente el cirujano aparece solo para la intervención y con frecuencia no lo vuelve a ver. Otro argumento para “cazar” pacientes es la oferta de anestesia local y ambulatorio (para ahorrar costos). Sepa Ud. que la anestesia local puede llegar a ser tan riesgosa o más que una anestesia general o regional, mal administrada. Los riesgos posoperatorios existen y abusar de lo ambulatorio no es prudente. Ejemplo: si hubiera un sangrado pos operatorio y Ud. está en su casa, cómo lo detecta y cuánto demorará en llegar a una clínica?

En este punto el paciente debe seleccionar acuciosamente el equipo de profesionales y lugar donde se someterá a una operación.

Sepa Ud.que muchas pacientes deben seguir un camino previo a una operación, por ejemplo disminuir exceso de peso, descartar enfermedades que aumenten los riesgos; suspender el cigarrillo y/o alcohol. A modo de ejemplo, el cigarrillo y los anticonceptivos orales son una mezcla de alto riesgo para las trombosis que pueden provocar serias complicaciones.

Es imposible llevar al pabellón a una persona que no ha pasado por un completo chequeo cardiológico y a veces psicológico, antes de la cirugía.

La intención de este comentario es crear conciencia en los potenciales pacientes, consultar ojalá con más de un cirujano y obtener un diagnóstico claro para acceder a una operación con buenos resultados e idealmente sin ninguna complicación. Me motiva tocar este tema ya que cada día aparecen más ofertas al respecto y lamentablemente muchas personas se ven atraídas por honorarios y resultados prometedores.

Acceder a un especialista reconocido en cirugía plástica significa disminuir riesgos, sin embargo, hay profesionales que no explican al paciente que hay riesgos controlables, que habrá efectos colaterales, períodos variables de recuperación, reposos más o menos estrictos necesarios para una buena recuperación. Será necesario que su médico le diga por ejemplo si la elasticidad, la textura, el tono, de su piel es el adecuado para un buen resultado de una lipoaspiración: pudiera ser que no es apta para tal procedimiento.

Una abdominoplastia no se debería realizar si aun hay probabilidades de embarazo a corto plazo. Parecido ocurre con la reducción mamaria o implantes en pacientes demasiado jóvenes (adolescentes). Salvo casos excepcionales.

Los “combos” tampoco son una buena alternativa, tres o cuatro procedimientos que prolongan las cirugías por interminables horas, aumentan los riesgos para el paciente. Es preferible entrar al pabellón más de una vez que embarcarse en una suerte de aventura peligrosa con resultados inciertos.

En síntesis, si Ud. que está interesado en realizarse alguna operación le recomendamos que se informe sobre detalles tales como duración de la operación, riesgos inherentes, tipo de anestesia que se va a usar, lugar donde se realizará su intervención, período de hospitalización, equipo médico, valores totales a pagar, etc. Solo entonces tome su decisión.

La cirugía plástica estética es un recurso que, bien manejado puede traer grandes satisfacciones, dar una pequeña parada en el tiempo, un refrescamiento para sentirse y verse más a gusto.

La mejor referencia a la hora de escoger un cirujano es informarse, ojalá conocer sus trabajos realizados o referencias de pacientes operados. Verificar su membresía en la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica. Preguntar a su médico de cabecera será muy orientador.

Lo invitamos a informarse en esta página y tomar contacto para atender sus dudas.